Se frenan avances en reducción de la pobreza extrema
Para 2030 casi 600 personas deberán sobrevivir con menos de 2,15 dólares al dia.
Foto: Banco Mundial

Santo Domingo. Es poco probable que se alcance el objetivo de poner fin a la pobreza extrema en todo el mundo a más tardar en 2030 si durante el resto de esta década el crecimiento económico no muestra tasas inéditas en la historia, la COVID -19 constituye el mayor revés para los esfuerzos de reducción de pobreza mundial desde 1990 y la guerra en Ucrania amenaza con empeorar la situación, según un estudio del Banco Mundial.

La pandemia empujó a unos 70 millones de personas a la pobreza extrema en 2020, el mayor aumento desde el 1990, por lo que 719 millones de personas subsistía con menos de 2,15 dólares al día a finales del 2020, señala el informe.

“Los avances en la reducción de la pobreza extrema se han detenido, a los que se suma un escaso crecimiento de la economía mundial”. David Malpass, presidente del Banco Mundial.

La mayor parte del costo de la pandemia recayó sobre los mas pobres, los sectores con el 40 por ciento mas bajo de la distribución, las perdidas de ingresos alcanzaron un promedio del 4%, esto es, el doble que entre el 20 por ciento mas rico, dando como resultando la desigualdad mundial elevada por primera vez en décadas, detalla el informe.

El gasto público resulto mucho más útil para reducir la pobreza en los países ricos, que en general lograron compensar por completo el impacto de la pandemia, con políticas fiscales y otras medidas de apoyo, pero como las economías en desarrollo disponían de menos cantidad de recursos, gastaron menos y lograron menos, por lo que las economías con ingreso medio alto compensaron el 50% del impacto en la pobreza, mientras las de bajo ingreso y medio bajo, apenas la cuarta parte.

Para alcanzar la reducción de la pobreza al 2030, cada país debería lograr un crecimiento del producto interno bruto per cápita del 9% al año durante el resto de la década actual, lo que representa una meta en extremo difícil para países que solo creían un 1,2 años antes de la pandemia COVID-19.

Las reformas de políticas públicas nacionales pueden ayudar a reactivar el avance en reducción de la pobreza y será necesario intensificar la cooperación internacional. Por tanto, los Gobiernos deben actuar sin demora en evitar subsidios generales y aumentar las transferencias monetarias focalizadas, hacer énfasis en invertir en educación, investigación y desarrollo y proyectos de infraestructuras, con un gasto eficiente; movilizar ingresos internos sin perjudicar a los pobres, como ampliar la base tributaria del impuesto sobre la renta de las personas y de las sociedades, según el informe Pobreza y prosperidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *