Remesas crecen un 9,3 % en América Latina y el Caribe en 2022

Las remesas a los países de ingreso bajo y medio enfrentaron fatores adversos en el ámbito mundial en 2022, pero experimentaron un crecimiento aproximado del 5 % hasta alcanzar los 626,000 millones dólares. Esta cifra es muy inferior al aumento del 10,2 % que se registró en 2021, según el Banco Mundial.

Las remesas son una fuente esencial de ingresos para los hogares de los países de ingreso bajo y mediano. Alivian la pobreza, mejoran los resultados nutricionales y están asociadas a un mayor peso al nacer y tasas de matriculación escolar más elevadas entre los niños de hogares desfavorecidos, así como las remesas ayudan a los hogares receptores a fortalecer su resiliencia, por ejemplo a través del financiamiento de una vivienda más adecuada, y les permiten afrontar las pérdidas después de un desastre.

Los flujos de remesas a las regiones en desarrollo se vieron afectados por varios factores en 2022. A medida que la pandemia de COVID-19 disminuía, la reapertura de las economías receptoras respaldó el empleo de los migrantes y su capacidad para continuar ayudando a sus familias en su país de origen y el aumento de los precios incidió de manera adversa en los ingresos reales de los migrantes.

“Los migrantes contribuyeron a atenuar la rigidez de los mercados laborales en los países anfitriones mientras ayudaban a sus familias a través del envío de remesas.Las políticas inclusivas de protección social han ayudado a los trabajadores a capear las incertidumbres en materia de ingresos y empleo creadas por la pandemia de COVID-19.Dichas políticas generan impactos mundiales a través de las remesas y se deben seguir aplicando”, afirmó Michal Rutkowski, director global de la Práctica Global de Protección Social y Trabajo del Banco Mundial.

Se calcula que los flujos de remesas crecieron un 9,3 % en América Latina y el Caribe, un 3,5 % en Asia Meridional, un 2,5 en Oriente Medio y Norte de Africa y un 0,7 % en Asia oriental y Pacifico.

Las remesas a América Latina y el Caribe han aumentado un 9,3 % en 2022, hasta alcanzar los 142 000 millones de dólares, los primeros nueve meses de 2022 indican un aumento del 45 % para Nicaragua, un 20 % para Guatemala, un 15 % para México y un 9 % para Colombia.

El crecimiento del empleo de los migrantes latinoamericanos en Estados Unidos contribuyó a los flujos de remesas, asi como las remesas recibidas por migrantes en tránsito también contribuyeron a flujos sólidos en México y América Central. Como porcentaje del PIB, superaron el 20 % en El Salvador, Honduras, Jamaica y Haití.

Para el 2023, es probable que las remesas tengan un crecimiento más moderado, del 4,7 %, debido a las perspectivas económicas menos favorables en Estados Unidos, Italia y España. El costo de enviar  200 dólares a la región ascendió, en promedio, al 6 % en el segundo trimestre de 2022, en comparación con el 5,6 % registrado el año anterior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *