Políticos deben perfeccionarse para poder librar al pueblo de la pobreza

En la psicología clínica se sabe que la manera más inteligente, rápida y menos peligrosa de aprender es por observación de la experiencia de otros. Por lo que mirando lo competente que ha sido para colocar a su país en altos niveles de riquezas, y su obra Librarse de la Pobreza, con las vivencias e investigaciones del actual presidente chino Xi Jinping, quien afirma que los líderes deben autoperfeccionarse, esto es, cultivar la moral para poder ser exitosos en la gestión social, se pueden tomar útiles lecciones. Como dijo el sabio: “Leedlo todo y retened lo bueno”.

Dice Xi, que el autoperfeccionamiento exige tener el espíritu de servir de todo corazón al pueblo. Para lograr servir al pueblo, el líder debe bajar cada vez más a las verdaderas masas, a fin de mantenerlos informados de las políticas del gobierno y del partido, realizar investigaciones de los asuntos de ese momento; investigar quejas y escuchar ideas de las bases y gestionar los asuntos del momento, ya que estas son formas directas de trabajar por el pueblo. Palpar el sufrimiento de la gente genera empatía y un sentido de responsabilidad más fuerte para servir al pueblo, ayuda al perfeccionamiento propio.

Recomienda tener la mente abierta que permita tomar en cuenta las ideas de los demás, no atacar a otro por miedo a que lo supere, y no preocuparse por la fama o la riqueza para sí: ser magnánimo, potencia el talento del líder.

Enfatiza que la valentía moral es la condición que tienen todos los que logran grandes cosas. Desafiar las dificultades y a la vez mantenerse fiel a los principios. Modelarse así mismo a tal punto de no dejarse engañar por las riquezas y el honor, debilitarse por la pobreza y las carencias o doblegarse por el poder o la fuerza. Como Karl Marx, quien acabó de escribir su gran obra El capital en su peor momento. “Hace una semana alcancé ese punto placentero en el que no podía salir por falta de la ropa de abrigo que he empeñado ni podía comer carne por falta de crédito”, escribió Marx a Engels. No cedió ante las dificultades. Se negó a dejar de trabajar.

Indica que la honestidad, actuar y hablar con honestidad, buscar la verdad de los hechos, para lograrlo tienen que poner los pies firmes en la realidad, respetar los hechos y la ciencia.  Trabajar más y hablar menos, puesto que la moral se muestra en las acciones y la buena reputación solo puede ser confirmada cuando otros la reconocen; los lideres deben darle un trato honesto a la gente.

“El sabio discrimina en su mente, pero no complica sus palabras. Utiliza su fortaleza, pero no presume de sus logros. En su camino, su reputación y reconocimiento se extienden por el mundo”. Mo Zi

Reconoce que gobernar es un trabajo complejo y cambiante, el líder debe ser audaz, es decir, llegar al fondo de los asuntos y tomar decisiones contundentes. Tener dudas todo el tiempo y no tomar decisiones cuando debe o decidir por impulso, tiene efectos negativos en el trabajo.

Afirma que perfeccionarse implica pulir acciones y acumular experiencias, realizar prácticas sociales de rehacer el mundo, que “El camino a la perfección requiere practica constante y la práctica constante produce un éxito seguro”.

El exitoso Xi Jinpin, asegura que el éxito no es algo que es entregado por seres inmortales o dioses, sino el resultado inevitable de la práctica. Practicando, trabajando y gestionando, el líder puede hacer grandes contribuciones y lograr grandes cosas.

¿Que opinas?


Audeliza Solano

Periodista y productora de televisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *