El Dinero
"Quien ama el dinero nunca está satisfecho de dinero", dice el Eclesiastés 5,9.

Todos los mitos dicen que los judíos han sido ricos o banqueros o funcionarios importantes. Contrario a esto, eran una minoría, campesinos, artesanos, extranjeros dispersos por el mundo y allí donde llegaban se les cargaba con pesados impuestos y eran obligados a ser prestamistas siendo pobres.

Pese a que solo algunos eran ricos y consejeros de príncipes, los judíos se destacaron como recaudadores de impuestos, banqueros, dueños del monopolio de los préstamos y amos del comercio internacional que financiaron el nacimiento del capitalismo y “ayudaron a instaurar las reglas del mundo del dinero y a organizar el dinero del mundo”, según el economista Jacques Attali.

Para los hebreos (el pueblo judío) es necesario enriquecerse para complacer a Dios, la riqueza es deseable, el dinero puede ser un instrumento del bien, cualquiera puede gozar del dinero bien ganado, morir rico es una bendición si el dinero fue adquirido moralmente; el dinero es una riqueza abundante como el ganado; y el tiempo es un espacio que debe valorizarse, según las costumbres, jurisprudencias, memorias y las enseñanzas de la Torá y el Talmud.

La palabra utilizada para nombrar el dinero, késef, en hebreo designa la envidia, la nostalgia y tiene un sentido cercano a “desear”.

El dinero permite reclamar lo que a uno se debe, satisfacer una impaciencia, satisfacer el deseo del ser amado, dejar el desánimo y conseguir aquello que para tenerlo uno esta dispuesto a todo, menos robar; satisfacer sin violencia, de manera civilizada. Así, remite al reclamo, al deseo, la pasión, al amor y la frustración.

Además, tiene el sentido de brujería, descubrir, debilitar, cortar, anular, fin. De esta manera el dinero indica el fin de una ruptura, de una violencia, el reinicio de una comunicación, el inicio de un mensaje.

También el dinero es una manera de cristalizar el tiempo, el tiempo del trabajo y de la negociación y representa las cosas para comprarlas, reduce el silencio, evita la discusión y permite un indemnización pese a que la falta solo se compensa con el perdón, segun los sabios judíos.

“Fortuna” es otro sentido del término dinero, que significa: ¿Qué calculas hacer?, esto es, el dinero obliga a calcular los actos de uno. Asimismo, fortuna tiene el valor de escala, como la escalera del sueño de  Jacob que relaciona a los hombres con Dios y nivela las diferencias entre ricos y pobres.

El judío hace del dinero el instrumento único y universal de intercambio, tal como hace de su Dios el instrumento único y universal de la trascendencia.


Audeliza Solano

Periodista y productora de televisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *